Día de playa

Las vacaciones de verano para muchos trabajadores en Japón no son demasiado largas. Algunos afortunados, como Hideo, tienen alrededor de una semana (Hideo, contando fines de semana, 9 días); otros menos afortunados entre 3 y 5 días, justo lo que dura el o-Bon (Difuntos).

Este año, al coincidir el tercer aniversario por la muerte de la abuela, no hemos ido hasta Chiba a ver a la familia. La madre de Hideo se opuso rotundamente; mucho trabajo recibiendo visitas, preparando té y algo de comer, nada de tiempo para estar con nosotros y menos con los niños, así que la semana de vacaciones la aprovechamos para arreglar cosas de casa y hacer alguna salida con los niños. Y una de las salidas que Hideo me había prometido era un día de playa.

Nos levantamos muy prontito ese día para salir todos a las 7 de la mañana. Fuimos muy cerca, a la playa de Ishiki (Hayama), famosa porque es el lugar donde los emperadores tienen una de sus chozas de verano. En tren no son más que un par de estaciones y luego un corto trayecto en autobús. Y allí estaba la playa !!

Hideo me había dicho que en muchas playas de Japón se debía pagar. Información a medias (creo que su verdadera intención era disuadirme de ir, pero le falló). Entrar en la playa es, por supuesto, gratuito pero en muchas hay servicio de guardarropa y duchas, que si se deben pagar. Nosotros pagamos y, francamente, el poder dejar algunos trastillos se agradece, además de la ducha de agua caliente al terminar el día.

La playa, a esa hora, no estaba muy concurrida, aunque poco a poco se fue llenando, pero sin estar abarrotadísima. Arena limpia aunque el agua un poco removida al ser un día ventoso, viento que fastidiaba bastante especialmente porque nos tumbaba parte de nuestra pequeña tienda de campaña (aquí más que la sombrilla muchas familia optan por llevar unas pequeñas tiendas de campaña a la playa). El agua para nada fría, como en mi Mediterráneo querido (qué diferencia de las playas del norte de España…). Pero la mejor parte fue lo bien que lo pasó Yuna.

IMG_0602.PNG

Nos turnábamos Hideo y yo para estar con ella en el agua. Las altas olas no la persuadían para nada, es más, le encantaba que la zambulleran. Glu, glu, glu y mil risas.

¿Y Sora?

IMG_0601.PNG

Bueno, en su primer día de playa no lloró (sólo una vez que yo me fui con Yuna al agua y él quería estar con mamá), pero tampoco le gustó demasiado la cosa. Toqueteó la arena, cara muy seria al llevarlo a la orilla y cara de enfado cuando lo mojaba. Hermanos y totalmente distintos en este aspecto. Yuna ahora nos pide ir a natación, así que estamos buscando una escuela cerca (menos mal que tenemos varias).

Pasado mediodía regresamos a casa. Compramos un helado en la estación y mientras lo disfrutábamos me decía Hideo (nada amante del mar).

- Bueno, me pediste ir a la playa y lo cumplí. Espero no tener que oír más “quiero ir a la playa”.

- Tranquilo, a partir de ahora oirás “quiero volver a la playa”

- (…)

A Okinawa !!!

Si, llegaron las vacaciones de verano (muy cortitas por estas tierras) y muda me quedé y nada dije como otras veces. Lo siento mucho pero entre pitos y flautas, es decir, niños, cosas de casa y preparar todo para disfrutar de unos días en familia, no pude “cerrar el chiringuito” por unos días como venía haciendo cada año. Eso si, os adelanto que las vacaciones han sido estupendas. Poco a poco desglosaré.

Pero una cosa que pudimos ya confirmar esta semana pasada y que teníamos muchas ganas era nuestro próximo viajecito en familia, en Octubre, aprovechando que aún teníamos unas cuantas millas de JAL acumuladas. Rondaba por nuestra mente dos lugares, extremos, porque somos así; uno era Hokkaido, la isla más norteña de Japón, donde podíamos disfrutar de naturaleza verde y de una gastronomía sin par. Ese era el lugar preferido para Hideo. El otro era Okinawa, la prefectura más sureña, famosa por sus playas, su historia y, también, por su gastronomía, entre otros. Esta era mi predilección. Y finalmente ganó…

IMG_0599.PNG

OKINAWA !!!

Es decir, yo 😜

Serán cuatro días de Octubre aprovechando una semana que tiene de vacaciones Hideo en la empresa (refresh vacation). El avión nos ha salido gratuito con las millas pero no nos llegaba el hotel. Lo curioso fue que reservar hotel con JAL y su sistema de millas nos salía por un ojo de la cara y hacerlo por nuestra cuenta, un hotel de cuatro estrellas, nos ha ahorrado más de 100.000 ¥. Además que con dicha reserva entra el alquiler de un coche (okinawenses, preparáos, que llega Núria) y un cochecito de bebé.

Ahora me toca hacer planning, que será un poco light al ir con niños pero queriendo ver y gozar de lo más carismático de Uchinā. A lo mejor me toca pedir un poquito de ayuda 😉

Okinawa, ya hay ganas !!!

Restaurante Ginza Espero

En nuestro último encuentro con los Inomata fuimos valientes y nos atrevimos a entrar en un restaurante español. Y digo valientes porque, como pasa en todos lados, muchas veces la comida de muchos restaurantes internacionales suele estar adaptada al paladar del país que lo hospeda y claro, te puedes llevar alguna decepción. Eso cuando no te encuentras rarezas extremas 😜

Lo que decía, que fuimos valientes y entramos en un restaurante español situado en el barrio de Ginza, el Espero.

20140805-141234-51154868.jpg

No tuvimos que esperar mucho 😙. El local es pequeño y recuerda a una taberna típica. Miramos la carta y nos decantamos por un menú que incluía un primer plato a escoger y un segundo plato consistente en una paella. Yo me decanté por una zarzuela de pescado (merluza) que me sorprendió gratamente porque estaba deliciosa.

20140805-141743-51463452.jpg

Hideo pidió pollo “rostit” (nunca me sale en castellano) que también estaba excelente. Es más, de sabor era muy parecido al que hace mi madre.

La paella llegó y desapareció pronto. Estaba muy rica, para mi, aunque tanto Hideo como Mireia me confesaron que se quedaban con la mía. Son un amor ❤️

20140805-142022-51622966.jpg

El socarrat de la paella estaba de muerte !!

Esta sería la parte positiva de nuestra visita, pero como somos puntillosas, Mireia y yo algo debíamos encontrar que no nos acabara de convencer. Y fue especialmente en los postres cuando, mirando y mirando, nos dimos cuenta de como nombraban algunos platos.

“Té español”… ¿Té español? ¿Y eso que es? Pues resultó ser una simple infusión de manzanilla.

“Crema al estilo de Madrid”. Dudando estuvimos en que podría ser y tanto Mireia como yo la pedimos pensando en que si nos traían una crema catalana llamaríamos al encargado para que nos explicara semejante cambio de nombre. Bueno, resultaron ser unas natillas 😕.

Pero lo de no nombrar a las cosas como son no me acaba de convencer. Si el que se ponga una explicación, para que el que no sepa se imagine de que trata el plato, pero ¿qué pasaría si en un restaurante japonés nos encontramos que en vez de sushi nos dicen “montadito de arroz ligeramente avinagrado con fina lámina de pescado”?

Luego está la observación a los demás comensales del restaurante y es que gracia me hacia la pareja que teníamos al lado que estaba disfrutando de un plato de espagueti y una hamburguesa.

Pero fuera de estas cosas la experiencia estuvo bien, disfrutamos de la comida y de la compañía, y es que la familia Inomata mola mucho.

20140805-143345-52425095.jpg

En nada los volvemos a tener en Japón !!

Festival de verano 2014 – 夏祭り2014

Prometí fotos y algunas hice 😊

El sábado pasado nos pusimos nuestros jinbei y al matsuri del barrio nos fuimos.

20140728-133451-48891531.jpg

Mis dos amores chiquitines estaban preciosos, aunque nos costó un poco encarrilar a Yuna que tenía el día un poco girado.

20140728-133607-48967331.jpg

Con mi amor chiquitín, que iba monísimo.

La experiencia jinbei fue un éxito. Hace un par de años, cuando fuimos al mismo matsuri, ya vi que algunas madres optaban por esta vestimenta, en vez de lucir un yukata (eso las señoras que optan por vestir tradicional, que muchas personas van “de calle”). Resulta mucho más cómoda y aunque los yukata a son muy bonitos, los jinbei no se quedan atrás.

Andando fuimos hasta el parque, cerca de la escuela de Yuna. Había gente aunque el bon odori aún no había empezado. Sacamos tickets para los juegos de los niños, pescar pelotas o figuras de plástico, pescar yo-yos o tiro de anillas.

20140728-134417-49457614.jpg

Esperando comimos yakitori, yakisoba y un muy rico maíz asado, todo acompañado de cerveza. Yuna pudo probar algo que quería hacia tiempo: el algodón de azúcar.

20140728-134628-49588614.jpg

Le gustó aunque él tener manos pegajosas no le hizo tilín. También probó el ramune, un gaseosa muy dulce típica del verano en Japón.

Y empezó el bon odori, con las señoras de siempre bailando en lo alto mientras invitan a chicos y chicas a seguir sus pasos en la danza.

20140728-134834-49714580.jpg

Nos quedamos un ratito más pero ya con Yuna dando la lata y Sora durmiendo en el cochecito, sumado al intenso bochorno que hacía, hizo que ya tuviéramos suficiente matsuri para este año. Pero antes de marchar, foto de pareja.

20140728-135025-49825296.jpg

Unidos por el jinbei

Este próximo sábado se celebra el matsuri de verano del barrio. Hace ya dos años asistimos y disfrutamos mucho, pese al calor y bochorno que caía. Yuna jugó a juegos infantiles organizados por los vecinos del barrio y nosotros comimos un rico yakisoba acompañado de cerveza de barril muy fresca, todo con el sonido del bon odori de fondo. Un gustazo.

Y este año, como decía, repetimos. Pero la novedad es que esta vez toda la familia nos vamos a “sumergir” en este matsuri porque no sólo los peques van a lucir un jinbei (甚平); los papás también. De ir con el yukata paso pues el calor que se sufre con él es horrible, ya que no es sólo el yukata, es la ropa interior que se lleva (una especie de viso) sumado al obi, pero un jinbei, que no deja de ser un pantalón de algodón fino y una blusa cruzada, es un poco más fresco. Lo comenté con Hideo y pedimos por internet un jinbei para cada uno. El mío llegó ayer.

20140724-131413-47653095.jpg

Será un matsuri muy chulo. Prometo fotos 😜📷

Vacaciones de verano – 夏休み

Aunque se debería poner entre comillas…

Hoy es el último día de clase para Yuna antes de las vacaciones de verano. Todo y que el día apunta a nublado y, posiblemente, algo de lluvia tendremos, hoy tenían la fiesta de la sandía en el colegio (lo de partir sandías a golpe de bastón con los ojos vendados) por lo que se lo pueden pasar muy bien. Volverá a mediodía a casa y nos comeremos juntas el bentō que preparé esta mañana, puesto que me despisté y creí que hoy tenían jornada completa.

20140718-105900-39540070.jpg

La semana que viene, todo y no haber clase, si hay piscina y los niños, por turnos ya establecidos desde hace una semana, pueden asistir una hora y media a remojarse. No es algo obligatorio pero ya que estamos este verano aquí y a Yuna lo del colegio le encanta, pues que vaya. Pero el año que viene en que si que toca ir a España ya hemos hablado que estas últimas semanas de colegio seguramente se las saltará para poder ir a ver a los abuelos de Ferreira.

Así que, en resumidas cuentas, vacaciones vacaciones sólo tiene tres semanas (la última de Julio y las dos primeras de Agosto) pero creo que a Yuna se le harán largas (a mi no te cuento 😜)

Menos mal que hoy ya nos llega Hideo.

“Yo sí se quien es…”

A los que somos bilingües (o trilingües, o más !!) sabemos que, muchas veces, se puede mezclar idiomas al hablar o tener confusiones lingüísticas. A quien no le ha pasado, creando, a veces, situaciones divertidas. Y si son niños, aún más, y eso es lo que le pasa a Yuna muchas veces. Mezclas o nuevas creaciones, directamente, como hace unos días, mientras yo preparaba una cena a base de ibéricos, le decía a su padre que ” el perniro (pernil, jamón en catalán)” era muy bueno.

También le sucede cuando habla conmigo, especialmente cuando habla de la escuela, donde lo que han hecho, cosas, clases, reciben nombre japonés todo y estar hablando catalán.

Pero fue ayer donde la confusión de idiomas y términos me hizo soltar una sonora carcajada. Hoy, en el parque Universal Studios de Osaka, se inaugura una nueva zona temática dedicada a Harry Potter: The Wizarding World of Harry Potter. Ayer pudimos ver muchas imágenes por la televisión y tiene muy buena pinta. Yo conozco el parque Universal Studios de Orlando, de donde guardo magníficos recuerdos, gustándome más que Disneyworld, y con el poco afecto que guardo al parque Disney de Tokyo (todo y que sabemos que, seguramente, el año que viene nos tocará ir con la moza), estoy segura que el Universal de Japón puede estar requetebién.

Yuna miraba la tele y fue cuando le dije que ella no conocía a Harry Potter. No ha visto las películas (aunque las tenemos todas en DVD en España) y, claro está, no sabe nada de los libros (que yo sí he leído y recomiendo). Pero la muchacha me suelta que sí, que sí sabe quién es.

- ¿Sabes quién es Harry Potter (ハーリポッター)?

- Si, yo sé lo que es un “helicopter” (ヘリコプター) !!

Bueno, ambos pueden volar… 😜

20140715-105344-39224780.jpg

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.627 seguidores

%d personas les gusta esto: